Mi experiencia; El dolor crónico, compañero de viaje.

ConsejosExperienciasGeneral

¿Me opero o no me opero?

Al grano!! Existen varios tipos de cirugía lumbar, dorsal y cervical que se utilizan para abordar diferentes afecciones y problemas en la columna vertebral. A continuación, te mencionaré algunas de las técnicas quirúrgicas más comunes:

1. Discectomía: Se realiza para eliminar una parte del disco intervertebral que está presionando sobre los nervios espinales y causando dolor o debilidad.

2. Laminectomía: Consiste en la eliminación de una parte de la lámina ósea para descomprimir los nervios espinales y aliviar la presión en la médula espinal.

3. Fusión espinal: Se utiliza para estabilizar la columna vertebral fusionando dos o más vértebras. Se puede realizar mediante diferentes métodos, como el uso de injertos óseos, placas y tornillos o dispositivos de fusión intervertebral.

4. Cirugía de descompresión: Se realiza para eliminar tejido óseo, hernias discales o tumores que estén comprimiendo las estructuras nerviosas de la columna vertebral.

En cuanto a las tecnologías que pueden aplicarse en estas cirugías, existen varias opciones que pueden variar según el hospital o centro médico:

1. Cirugía endoscópica: Utiliza un endoscopio para acceder a la columna vertebral a través de pequeñas incisiones. Esta técnica permite una visualización directa de las estructuras y puede ser menos invasiva que las cirugías tradicionales.

2. Navegación intraoperatoria: Mediante el uso de imágenes en tiempo real, se puede guiar al cirujano durante la intervención, lo que mejora la precisión y seguridad de la cirugía.

3. Terapia láser: Se utiliza para vaporizar o reducir el tejido dañado sin la necesidad de incisiones grandes.

Es importante tener en cuenta que la elección de la técnica y tecnología específica dependerá del diagnóstico y la evaluación individual de cada paciente, así como de la disponibilidad en cada centro médico.

Si estás considerando someterte a una cirugía lumbar, dorsal o cervical, te recomiendo consultar con un especialista en columna vertebral, quien podrá brindarte información detallada sobre las opciones de tratamiento y las tecnologías que se aplican en tu caso particular.

Recuerda que cada persona es única y lo más importante es tomar una decisión.